Loading Likes...

Qué es una retrospectiva

La reunión de retrospectiva,o sprint restrospective, se recoge en la guía de scrum como uno de los eventos fundamentales de Scrum. Se lleva a cabo al final de cada Sprint y en ella analizamos nuestro proceso como equipo de Scrum. Cómo trabajamos, cómo hacemos las cosas, nuestras comunicaciones, problemas detectados durante la última iteración, nuestros criterios sobre cuándo está hecha un tarea… En definitiva una oportunidad periódica al final de cada sprint para mejorar como equipo y por tanto aportar mayor valor.

Trabajamos con Scrum, por lo tanto nos medimos siguiendo un proceso empírico. Hay que inspeccionar, poner a prueba y sacar conclusiones. Una y otra vez. Ya sea porque cambia el momento del mercado, el equipo, la carga de trabajo, la empresa, el producto o nuestras relaciones como equipo. Tenemos que estar siempre adaptando. La solución que le funcionaba a un equipo este sprint puede ser poco adecuada dos sprints después. El proceso de evolución de un equipo Scrum nunca se cierra.

Implementando retrospectivas en nuevos equipos

La reunión de retrospectiva debería existir desde el primer sprint pero la implementación de Scrum no siempre se ha hecho así cuando llegamos a trabajar con un equipo. Y cuando no es así toca ponerse a trabajar con un equipo que implementa ciertas prácticas pero tiene que entender aún un proceso que es fundamental.

Los equipos que ya llevan tiempo trabajando a fondo con Scrum entienden el proceso de las retrospectivas y no tienen la menor duda, pero el panorama es bastante curioso cuando un equipo se enfrenta a sus primeras retros. Las reacciones van desde la incredulidad a la ilusión, pasando por la sorpresa o incluso la actitud a la defensiva. En ocasiones es un sentimiento de grupo y en otras más individual.

A veces uno se encuentra con que la gente quiere ejecutar y le puede la inmediatez de la tarea. No siempre está claro cómo este proceso de introspección periódica puede llegar a provocar cambios grandes en los grupos.

Se tiende a pensar que en nuestro equipo todo está bien. O al menos que está dentro de lo normal y hay poca cosa que sentarse a hablar durante tanto tiempo. Casi todo lo que no nos va bien es responsabilidad de la empresa, de otros equipos, del diseñador, de otro de los desarrolladores… Y además, ¿nos vamos a sentar simplemente a hablar? O peor, ¿por qué tenemos que estar haciendo dibujitos, escribiendo en papelitos o haciendo listas y otras dinámicas raras?

A mí me gusta empezar a trabajar con los equipos nuevos haciendo un par de dinámicas que nos ayuden no tanto a sacar problemas y atajarlos sino a hacer una foto actual del equipo. Primero algo orientado al estado de ánimo y después hacia el estado general del trabajo y las relaciones en el equipo. Tanto lo bueno como lo malo.

Con esto ya solemos tener un buen punto de partida. A partir de ahí, foco. Hay que conseguir que el equipo se centre en la retro. Si el ambiente se establece bien y hay foco en lo que hemos ido a hacer en la retrospectiva, todos tienen información suficiente para poder empezar a tratar problemas, proponer soluciones y aclarar todo lo necesario.

En mi opinión es muy importante que, desde la primera retrospectiva, el equipo tenga claro que hay que salir de la reunión con acciones concretas para llevar a cabo. Ver el proceso completo de proponer unas acciones orientadas a un objetivo, tener un plazo de un sprint y volver a analizar en la siguiente retrospectiva es clave para que se entienda el proceso y valor de las retrospectivas. Si no es así, la retrospectiva se queda en una reunión a la que vamos simplemente a desahogarnos o a hacer un poco de piña. Y la verdad es que no, tenemos que ser capaces no sólo de decir lo que no nos gusta o no funciona, sino de establecer un plan para cambiarlo.

Proceso de cambio con retrospectivas

Como Scrum Master trabajo con varios equipos. Con algunos a tiempo completo y a otros les ayudo facilitando alguna retrospectiva u otras cosas como organización de un panel de tareas o tratar de buscar algún sistema de trabajo.

Algo que no me deja de sorprender es el cambio que muchos equipos llegan a hacer, partiendo simplemente de trabajar bien las retrospectivas.

Durante una retrospectiva muchas veces ya ocurren cambios. Cambios por ejemplo de actitud que muchas veces no esperamos.

La experiencia me dice, por ejemplo, que los más incrédulos que comienzan con el planteamiento de que todo es fantástico en su equipo o que los problemas son sólo de tareas, acaban haciendo aflorar cuestiones relacionadas con las relaciones cuando llegamos a otro tema en el que se sienten más cómodos compartiendo. O personas que creen que todo va muy mal y cambian de opinión al ver sus quejas internas desde la perspectiva de lo que opinan sus compañeros. Las posibilidades de reacción son tantas como personas. Cada uno es un mundo dentro además del contexto de que cada equipo también lo es.

Conclusiones e ideas para llevar

Lo importante es tener presente que el equipo va a evolucionar. Antes o después, lento o rápido, pero va a ocurrir. Tenemos que favorecer esa evolución a través del proceso empírico y además estar preparados para ver la evolución y que las retrospectivas nos ayuden a que el equipo lo pueda gestionar y siga adelante.

Y con el tiempo se ven los cambios. Y con el tiempo la gente pasa de quedarse con una buena sensación al terminar la retrospectiva a interiorizar el proceso y estar muchas veces deseando que llegue para poder tratar ciertos temas o hacer alguna propuesta de mejora que ha pensado. En definitiva es un proceso de cambio, a distintos niveles. Personas, equipos y empresa que pasa por parar, analizar, trazar un plan, pasar a la acción y volver a analizar.

¿Y después? Después otra vez, una iteración tras otra.

Loading Likes...

One thought on “¿Y por qué hacer retrospectivas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *