Loading Likes...

Cuando se empieza a trabajar como Scrum Master o una empresa empieza el proceso de implantación de Scrum, es común que la visión acerca de lo que hace un Scrum Master sea muy limitada.

El foco se suele poner completamente en los equipos y en tareas bastante concretas. Explicar Scrum a los equipos de Scrum, que los procesos se cumplan, facilitar los eventos y no mucho más. Un ámbito de actuación vital, pero limitado.

Si quieres trabajar el rol de Scrum Master y tu papel como agilista más en profundidad, aquí van sólo cinco de los muchos ejemplos que podemos ir discutiendo en futuros artículos.

1. Consultas ágiles

La agilidad bien entendida funciona, genera climas de trabajo y comunicación muy sanos y eso es algo que poco a poco se siente desde otras áreas. Por eso como Scrum Master tienes que estar preparado para que, por ejemplo, una persona recurra a ti para ver cómo enfocar un conflicto que tiene dentro de su equipo, para pedirte consejo sobre cómo trasladar la idea de las retrospectivas a su flujo de trabajo o simplemente de cara a organizar un panel de trabajo o revisar un flujo de trabajo periódico porque han visto cómo funciona un Sprint.

Es cierto que este trabajo no está recogido como tal en la Guía de Scrum pero, en mi opinión, ampliar su ámbito de trabajo forma parte de lo que se puede y debe esperar de alguien que evolucione dentro del rol de Scrum Master. Para ello, tenemos que estar también listos para poner nuestro conocimiento al servicio de un contexto diferente.

Aunque no hayamos trabajado en un departamento de Atención al Cliente de manera directa, tenemos mucha experiencia en equipos que se organizan su trabajo, en observar ineficiencias de procesos, en montar paneles de visualización, lidiar en conflictos… y destacaría dos cosas muy importantes: escuchar las necesidades de mucha gente y entender las limitaciones del entorno.

Este punto me encanta. Va más allá de los equipos de Scrum y cuando pasa me  parece algo muy bonito.

Personalmente me ha ocurrido ya varias veces que desde otros equipos o áreas de la organización vengan a hacer alguna pregunta. Mucha gente ve cómo trabajan los equipos de Scrum, los Daily Scrum de los equipos de desarrollo, las retrospectivas y otras cosas y les surge la curiosidad.

 

2 . Coaching a los equipos

Que el Scrum Master debe hacer coaching sí que está definido en la Guía a varios niveles pero no siempre se toma suficientemente en cuenta. Es fácil quedarse al nivel de ayudar a los equipos a no salirse del marco de trabajo de Scrum y entender lo mínimo para que esto empiece a dar resultados, pero esto es menos incluso que cubrir el expediente.

La auto-organización, por ejemplo, no es algo tan fácil de gestionar y aprender. Mi experiencia es que, a muy bajo nivel, no se tarda demasiado tiempo en que funcione si se trabaja bien, pero la idea es tener equipos que puedan trabajar siendo muy autónomos, que tomen decisiones sin miedo, sin necesidad de consentimiento externo para todo y eso se tiene que construir poco a poco. Principalmente porque es una confianza que se tiene que generar en ambas direcciones. Los equipos de desarrollo tienen que llegar a un nivel de madurez y auto-entendimiento que lo permita, pero también deben aprender a reconocer el entorno en el que se encuentran para que eso no se vea invadido por stakeholders u otras personas en la organización.

Además hay muchas otras cosas en las que los equipos de Scrum pueden crecer si tienen una persona a la que recurrir y que no son tan sencillas de detectar. Problemas o ineficiencias de comunicación, entender hasta dónde pueden llegar en cada momento según la situación de la empresa, buscar prácticas o incluso formaciones que les ayuden a crecer como desarrolladores o Product Owners y otros cientos de cosas. Eso sí, es necesario que exista alguien que no tiene su día repleto al cien por cien de otras tareas, que puede observar a los equipos a este nivel y que puede dedicarles un tiempo para sentarse con uno o varios a hablar algo y ayudar a buscar soluciones.

Y algo vital que quiero tratar en otro artículo. Scrum no son sólo eventos, artefactos y roles. Los valores de Scrum son fundamentales para aclarar situaciones en el trabajo y en la convivencia diaria de un equipo. Trabajar con los equipos para que los conviertan en parte de su ADN supone un cambio vital para todos.

3. Resolver dudas sobre Scrum

Resolver dudas acerca de Scrum es, evidentemente, tarea del Scrum Master pero no siempre se trabaja lo suficiente en profundidad. Es decir, está claro que cuando expliquemos algo referente al marco pueden surgir dudas que tenemos que resolver, pero para mí lo positivo es cuando esto empieza a ocurrir de manera natural en el día a día.

Si hay miembros de los equipos que en su día a día se empiezan a preguntar cómo hacer encajar una tarea con lo que conocen del marco, cuando tienen dudas sobre si algo que se les pide desde la organización encaja con sus responsabilidades como miembros del equipo Scrum, si les rompe el foco del Sprint o si, por ejemplo, preguntan porque observan comportamientos que pueden hacer que no cumplan su compromiso es que está ocurriendo algo fantástico. Si estamos generando el clima adecuado vendrán a preguntar y tendremos que sentarnos a tener conversaciones que muchas veces pueden no ser cómodas para todos, pero que quiere decir que la gente empieza a pensar de otra manera, han hecho de Scrum algo suyo y quieren seguir llevando sus equipos a cotas más altas.

Ahí debemos estar nosotros como Scrum Master para sentarnos, analizar cómo cada una de esas situaciones encaja en el marco de trabajo y ayudar a sacar conclusiones y soluciones aportando nuestra experiencia.

4. Trabajar con la organización

El trabajo del Scrum Master debe ocurrir a todas las escalas de la organización, forma parte de las labores de un Scrum Master, pero se pasa muchísimo por alto. He tenido esta conversación con bastantes personas y sé que en demasiados entornos el trabajo del Scrum Master se limita al ámbito de los eventos y al resto de posibilidades ni se las espera.

El Scrum Master es y debe ser una figura sin autoridad. No tiene ni debe tener un cargo que le permita por si mismo implantar cambios ni soluciones. Pero deber ser una persona capaz de influenciar, algo muy diferente.

Esto no es algo que se pueda planificar como dedicarle X horas a la semana, sino que hay que tener conversaciones continuas. Siempre que sea necesario, saber con quién hay que hablar para desbloquear un asunto, sentarse a explicar a stakeholders porqué defendemos que una cosa se haga de cierta manera, identificar comportamientos que se han convertido en costumbre en la empresa pero que son un freno para los equipos, dar formaciones sobre Scrum a distintos miembros de la organización, sentarse y dedicar el tiempo necesario a quien lo necesita … En definitiva saber moverse y, sobre todo hacerlo, a distintos niveles dentro de la empresa.

5. Formarse y evolucionar

Para ser un buen Scrum Master y llevar la transformación a niveles mucho más altos hay estar dispuesto a aprender y probar cosas nuevas continuamente. No basta con detectar necesidades de formación en los equipos de desarrollo sino también propias, que no siempre tienen que ir orientadas a cosas que aparezcan explícitamente en la Guía de Scrum.

Vamos a tener que batallar con muchas situaciones en las que surjan conversaciones incómodas y puede que incluso conflictos importantes. Se nos suponen habilidades para el tema pero más allá de ellas ¿Estamos formados en resolución de conflictos?

¿Y las reuniones? Todo el mundo cree que sabe hacer reuniones pero estas a menudo son ineficaces y largas. ¿Estamos preparados para solucionar eso?. ¿Tenemos ideas de varios métodos para facilitar una reunión como dinámicas que no sean las de siempre, Serious games, Visual Thinking …?

¿Seguro que entendemos bien el trabajo de todo el mundo en los equipos de Scrum? En mi caso es cierto que ya venía anteriormente de desarrollar, pero hacer una formación como Product Owner, por ejemplo, me ha permitido ampliar mi visión y ser capaz de identificar muchas posibles mejoras.

¿Entendemos y estamos formados en el área de negocio?

Igual que estas, muchas posibilidades. Psicología, técnicas de coaching, quizá formaciones para ser mejor comunicador, aprender a formar… en mi caso como aficionado que soy pienso incluso en tratar de aplicar cosas que aprendo estudiando magia.

Al final, el cielo es el límite, pero en entornos tan cambiantes y complejos tenemos que estar preparados y dispuestos para ir más allá y aumentar, por el bien de todos, nuestra caja de herramientas.

 

 

Foto de portada: https://www.flickr.com/photos/cosmus/

Loading Likes...

2 thoughts on “Scrum Master y agilidad: cinco formas de llevar el rol más allá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *