Loading Likes...

Kudo

Derivado del griego “κῦδος”, significa “fama” y/o “gloria”. Término empleado para indicar genialidad.

Viernes

De una semana cualquiera, 13:55h. A 5 minutos para recibir al fin de semana salta una excepción en Sentry, que ha reventado un proceso core del negocio notificación en #developers:

Me levanto de mi sitio, si es que no estoy por ahí refresco en mano reflexionando con alguna compañera del equipo cómo podríamos aplicar TDD para escribir estilos CSS, y me dirijo al mueble que hace las veces de granja de móviles. Allí también está la caja de los kudos.

La agito para comprobar si hay muchos kudos (ríete tú de la vibración HD de la Nintendo Switch, já). Y ahí está ese sonido de los kudos chocando con las paredes de la caja. Pero como si no lo veo no me lo creo, abro la caja para ver su contenido.

 Hay un par mallorquín de papeletas dobladas por la mitad. Está bastante llena teniendo en cuenta que una parte del equipo está todavía de vacaciones, pero es suficiente:

¡Hay kudos!

Desde la ubicación de la caja hasta el espacio más amplio donde cabemos todos juntos en círculo hay apenas unos metros, pero en vez de ir directo hasta ahí voy recorriendo las 3-4 islas de mesas llamando la atención de quién todavía veo que no se ha puesto en marcha: ¡kudos!, ¡kudos! 

Todavía queda algún rezagado en su sitio haciendo el último commit de la semana. La mayoría del equipo ya están en la zona de los kudos (espacio sin nombre, por cierto).

A medida que va llegando la gente les reparto un kudo para que lo lean. A veces ocurre que el kudo está dedicado a la misma persona que lo va a leer y quedaría bastante raro que, por ejemplo, yo mismo leyera un kudo del estilo de “Jorge, gran trabajo con esa regex!”. En ese caso se coge otro kudo y arreglado. Otras veces ocurre que la gente está algo reacia a leer y esquiva el kudo cual ninja púrpura.

Una vez todos reunidos y los kudos repartidos, llega el momento. No tenemos ningún protocolo establecido para decidir quién empieza a leer, pero siempre hay alguien que coge la iniciativa (quizá quien tenga más prisa por irse…¿?). A partir de este punto la dinámica es bien sencilla: una persona lee el kudo que tiene y se aplaude. Y así hasta que hayamos leído todos los kudos.

Este ritual puede parecer desde fuera algo simple, pero considero que en realidad trae consigo una serie de efectos positivos para el equipo y todas las personas que lo componen:

  • recibir reconocimiento de forma pública
  • sentimiento de pertenencia al grupo
  • cerrar la semana entre sonrisas y aplausos

Después de toda esta movida sólo queda irse para casa. Y además, en algún momento del siguiente lunes, transcribir todos esos kudos y publicarlos en el foro para que, si alguien no estaba el viernes, pueda ver todos esos kudos.

A futuro

Una de las cosas que tendremos que tener en cuenta en el futuro es que este ritual muy bien pensado para la gente que está físicamente en la oficina, pero para quién esté en remoto puede resultar complicado participar. Habrá que pensar en alguna alternativa para que también puedan participar, por ejemplo: un monitor grande y cámara para retransmitirlo, digitalizar la parte del papel de los kudos y hacerlo con una app que desarrollemos en un hackday… Ja vorem.


Loading Likes...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *