Loading Likes...

Introducción

Hace algunos años tuve mi primer acercamiento real al tema de la accesibilidad. Sufrí un accidente que me dejó con un parche en el ojo derecho durante los meses de verano, y alguno más. Esto me supuso una ligera pérdida de visión durante ese tiempo y me hizo pensar en cómo sería vivir con una visión parcial, o incluso, sin poder ver en absoluto.

Por otra parte, recientemente he acabado de leer “Accesibilidad web. WCA 2.1 de forma sencilla” y me ha parecido tan interesante  el tema que creo preciso compartir estos contenidos, especialmente con mi equipo. En el libro, Olga Carreras y Olga Revilla explican que no hace falta sufrir un accidente que nos incapacite o ser una persona con algún tipo de diversidad funcional para que necesitemos contenidos web accesibles. 

Aquí me gustaría dar unas pinceladas sobre qué es la accesibilidad, quién la necesita y cómo podemos aplicarla en el desarrollo web.

Diversidad funcional

Cuando hablamos de accesibilidad web lo primero en que se suele pensar es en personas con ceguera, como algo permanente. Pero la pérdida de visión es un problema que se puede dar también en otras maneras. 

Por ejemplo, cuando sufrí el aquel accidente me hicieron una serie de pruebas en los ojos en las que me dilataban las pupilas y pasé algunas horas con visión borrosa. Eso también es pérdida de visión, aunque temporal

Por otra parte, hoy en día que la tecnología nos acompaña a todas partes, no es de extrañar que conduciendo al volante de nuestro coche queramos cambiar la canción que está sonando en ese momento, pero por la situación no podemos (¡ni debemos!) perder de vista la carretera.

Una posible solución tecnológica para todos esos casos es el uso de una interfaz controlada con nuestra propia voz, que nos permita hablar con la máquina, tanto para dar órdenes como para que nos lea contenidos que aparezcan en pantalla.

Otro ejemplo de problema que podemos encontrar en nuestro día a día es la falta de movilidad. Por ejemplo, pueden experimentarla personas con parálisis de un brazo, pero también quién va en el autobús usando el móvil con una sóla mano. En este caso, es necesario que los contenidos web sean accesibles para poder ser utilizados con una única mano.

Accesibilidad web

Cuando hablamos de accesibilidad web nos estamos refiriendo a que los contenidos de la web puedan ser usados por cualquier persona, independientemente del hardware y software que emplee, idioma que hable, ubicación y capacidad que tenga. Además, los motores de búsqueda también se pueden beneficiar de estos contenidos accesibles al ser más sencilla su búsqueda e indexación.

Por ello, el Word Wide Web Consortium (W3C), entidad que hace que la Web sea como la conocemos hoy día, con sus estándares y recomendaciones, ha desarrollado las Pautas de Accesibilidad para el Contenido Web (WCAG). Estas pautas nos sirven como guía a la hora de crear contenidos accesibles para la web.

Como tal, las pautas van dirigidas a cualquier contenido de la web, al software que se emplea para acceder a esos contenidos (navegadores, lectores de pantalla, arañas de buscadores) y a las herramientas que utilizan los autores para generar los contenidos de la web, como editores de código, sistemas de administración de contenidos y blogs.

Estas pautas parten de 4 principios: el contenido web debe ser perceptible, operable, comprensible y robusto. En base a estos principios se concretan 13 pautas con 78 criterios de conformidad de tal manera que se pueda evaluar la accesibilidad del contenido web.

El tema de la accesibilidad web abarca mucho más de lo que puede contener este post. Para consultar estas pautas, recomiendo acceder la documentación oficial de las WCAG y también el libro “Accesibilidad web. WCA 2.1 de forma sencilla”, en el que han sintetizado muy bien y con numerosos ejemplos la aplicación de estas pautas.

Conclusión

Considero que hay que romper con la idea de que accesibilidad es algo únicamente para personas con problemas visuales. Tenemos que ser conscientes que en cualquier momento de nuestro día a día necesitamos que la web sea accesible por todo el mundo.

Además, en el equipo de desarrollo de habitissimo, donde creamos productos que queremos que lleguen a millones de hogares del mundo, tenemos que entender que somos responsables de hacer esos contenidos accesibles, y tenemos el poder para hacerlo. 

De la misma manera que nos preocupamos por seguir buenas prácticas a la hora de escribir código o de estructurar proyectos, no debemos olvidar que todo lo que hacemos es para que nuestros usuarios lo puedan utilizar: todos y todas.

Loading Likes...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *